Carta de amor de un escritor a otro escritor, por Eitán Futuro.

Pensaba filmar esto, grabar es la palabra correcta, los amigos van tendiendo al lenguaje audiovisual para exponer su individualidad y corrigen: filmar es con fílmico. Pensaba grabar, pero no encuentro algo más ridículo que hablarle a una cámara solo en la trasnoche, cuando todos los amigos se fueron a dormir. Por suerte hay también amigos que escriben, ocupan sus horas de insomnio en decir cosas lindas, contar secretos, anoche llovió y terminé el libro Algo que nunca le conté a nadie de Damián amigo Tullio, ‘está buenísimo’, pensé una vez por página desde la primera hasta el final, quedado en la excitación de descubrir que no solo puede conmover lo que está lejos, hay una sinceridad que tiene mucho que ver con la exposición y casi nada con la moral, y que puede conmover por sobre cualquier juicio de contemporaneidad, influencias, blablablá. es un libro profundo y de beat lento, algo que se presenta como necesario en el momento de encuentro, si vas a la montaña siempre te vas a preguntar cómo es que no vas más seguido, más allá de las derivaciones jipistas, el tiempo se vuelve un recipiente para otro contenido, ni mejor ni peor, una posibilidad aplastada por otras más probables en la cotidianidad sin montaña. Me prometo que voy a leer el libro de Tullio mil veces más aunque probablemente no lo haga porque soy vago y tengo compulsión aditiva. Seguramente vaya mil veces a los subrayados con ‘!’ y a veces ‘!!!’ al margen, la parte en que el narrador sueña que lo invisten Conde de Atienza para entregarle a su madre un reino de consuelo, así de tierno, un momento en que el relato levanta vuelo pero no llega a dispersar en exhibicionismo de la imaginación, todo está condensado en cuarenta y tres páginas y no necesita más, hay alguien sentado frente a su biblioteca contando lo que no había podido contar antes para que permanezca, para que cristalice y poder mirarlo en detalle, reflexiona sobre eso con la boca lenta del insomnio, de quedarse escribiendo cuando los demás sintetizan energía desde sus camas para trabajar al día siguiente, sin herencias ni historias irresueltas en la punta de las orejas, o con herencias y más culpa, o historias y menos vocación de contacto. El libro tiene cuerpo y tiene tacto, contiene la transformación de palabras en sonidos que van refractando en metales, filtrándose en colchones y almohadas, despertando en otros sistemas complejos que trituran la materia y la perciben como motivación, quedar en silencio frente a una cámara y pensar en los amigos.


Anuncios

2 pensamientos en “Carta de amor de un escritor a otro escritor, por Eitán Futuro.

  1. chaves dice:

    quiero leerlo! qué lejos estoy!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: