Un poema para tres editoras por Damián Tullio

Si yo hubiera sabido

que muchos años después

de leer a esa chica que se llamaba Mortati

en TP,

ella misma 

me iba a editar

un libro,

con la Magalí Etchebarne que salía en los blogs

de literatura

editada,

hermosa,

con autores nuevos

con las Ocampo;

y que esa tal @SrtaGlass que hablaba de sus alumnos 

como monstruitos, 

y corregía con pulsión, respeto y buena onda;

todas ellas juntas, 

iban a editar un libro mío,

todo absolutamente mío, con palabras

ordenadas

bastante bien,

la una detrás de la otra;

y

no:

no lo habría creído.

 

No lo habría creído, no.

que todas ellas

le iban a poner amor a mis palabras,

le iban a dedicar sus horas preciadas,

las que usaban para pensar en chicos,

para poner canciones copadas en la compu,

para criticar, pero bien, a las otras, descocadas,

las que usaban para salir a andar en rollers, o peinarse,

o leer una novela

de Deborah Kay Davies,

o besarse a la luz de un tinglado

con un chico bueno, fachero, que les guste,

todas esas horas, reinvertidas en cambio

en mirar mis palabras, corregirlas,

incluso, hijas de puta, admirarlas,

cuando yo debería estar admirándolas a ustedes

todo el tiempo, indefinidamente, porque no se entiende

cómo es que las tres minas más copadas del condado,

las reinas de todo,

le dedican un minuto,

un instante,

a mirarle las letras,

a este chico 

desangrado

que 

escribe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: