El que no salta es un inglés de Martín Wilson so they say:

“No habían pasado ni diez días desde mi llegada a Madrid y ya había conseguido trabajo como bartender. Un recién llegado, con total dominio de la expectativa y sin grandes pretensiones lo festeja. Con la buena nueva volví a la pensión donde me hospedaba para armar algo, una celebración. Sólo encontré a la alemana que estudiaba español, Birgit. Le dije contento, eufórico casi, voy a comprar unas cervezas y vengo. No te me vayas, eh.
Y no volví. A unas cuadras empezaría la ruta de una noche que deformaría mi sexual appetite, creo, para siempre.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: